Productos de higiene personal son los que han sido fabricados por la industria cosmética, pero que no tienen la consideración legal de cosmético, y que usamos para asearnos en nuestra vida diaria. Están pensados para usarse en la piel, el cabello, o los dientes.